A diario exponen sus vidas para salvar la de otros contra el COVID, nacieron para servir, entregando todo por el prójimo, FELICIDADES.

Dedicado a la atención de pacientes, a ayudarlos en los peores momentos y salvar vidas, José Antonio Núñez Sánchez, de profesión enfermero, es uno de los personajes destacados del 2020, su labor y su esfuerzo han dado resultados en la atención médica, su trabajo diario supera hasta las 12 horas, jornadas maratónica, y hasta doble turno en la lucha contra el COVID-19

El enfermero comentó cómo ha sido el cambio durante la pandemia, desde antes de marzo ya aplicaban protocolos para cuidarse y protegerse, además de endurecer los filtros para atender a los pacientes.

Al inicio era muy complicado todo, no estábamos acostumbrados, además del clima que tenemos y estar dentro de ese traje, de plástico, doble guante, es un verdadero horno, así tenemos que maniobrar, canalizar y todo lo que se requiera, el trabajo se ha endurecido, pero todo es para protegernos y seguir ayudando a la gente, ha sido una etapa difícil, pero hemos afrontado con muchas ganas el compromiso de servir”, dijo.

José Antonio Núñez Sánchez, Enfermero del ISSSTE.
José Antonio Núñez Sánchez, Enfermero del ISSSTE.

Todo cambió, desde la manera de ingresar a sus labores, a su propia casa y hasta la convivencia familiar, han sido meses de estrés, cansancio, pero no pierde la esperanza de que algún día todo vuelva a la normalidad y que la carga en el trabajo disminuya.

“Un día normalmente en el trabajo, es sanitizarnos al entrar, colocarnos el equipo y limpiar al entrar, atender a los pacientes, a la salida de igual forma, dejamos los trajes donde se sanitizan, nos aseamos y sanitizamos a la salida; al llegar a casa es un procedimiento similar, entrando me quito los zapatos, a medio patio dejo mi ropa y me voy directo al baño a limpiarme, una vez que salgo hay que lavar la ropa utilizada en el trabajo y me voy a mi cuarto, así ha sido todo este periodo, muchos meses alejado de mi familia por salud, mi comida la recibo en el cuarto y ahí resido hasta que me voy a trabajar de nuevo”, explicó.

José Antonio Núñez Sánchez, Enfermero del ISSSTE.

Dentro del hospital, la vibra es muy distinta, cuando llegan nuevos pacientes hay tristeza, pues cada día siguen llegando, a veces por culpa de personas que siguen en fiestas y contagian a adultos mayores.

Cuando alguien muere, es una impotencia, un dolor profundo y hasta las lágrimas, se siente la tristeza, embarga todo el nosocomio, aún así hay que levantar la frente y seguir salvando vidas.

“A veces platicamos un momento con ellos, mientras los atendemos, claro con quien se puede, son muchos días que están en aislamiento y también necesitan distracción, es muy doloroso ver a las personas sufrir, gritos, llantos y es una impotencia, porque no podemos hacer mucho, pero lo posible nos esforzamos para dar lo mejor, que su paso por el hospital sea el mejor, una buena cara, un buen gesto, siempre alivian un poco el sufrimiento”, expresó el enfermero.

José Antonio Núñez Sánchez, Enfermero del ISSSTE.
Trabajar a marchas forzadas hasta el agotamiento, esa es un jornada normal de los enfermeros y enfermeras de BCS.

Pese a casi mil casos activos en el estado, siguen habiendo reuniones, los contagios no van a ceder si las personas siguen ignorando las medidas.

No es posible, aún cuando ha habido muertes o pacientes de gravedad en miles de familias sudcalifornianas, hay quienes no entendieron la lección y siguen exponiéndose. 

“Mucha gente podrá decir que la enfermedad no existe, o que es un invento, yo te puedo decir que es desgarrador estar en el área de hospital, sentir el dolor de los pacientes, yo sé que es muy difícil la enfermedad, yo también me enfermé, y gracias a los cuidados salí, aunque hay personas que no pudieron”, lanzó el trabajador de la salud.

José Antonio Núñez Sánchez, Enfermero del ISSSTE.

Lo peor quizá, no es vivir la enfermedad en carne propia, lo más doloroso es perder a alguien que más quieres a causa de un problema que tratas de disipar, con todo y los problemas, personal médico debe levantarse todos los días y seguir de frente.

“Yo también sufrí una pérdida, mi padre fue víctima del virus, fue muy doloroso, tocó acompañarlo en el hospital, hicimos todo lo que estuvo en nuestras manos, pero este virus es impredecible”, recordó.

José Antonio Núñez Sánchez, Enfermero del ISSSTE.
Gracias por ese esfuerzo diario, salud siempre para ustedes.

El enfermero tuvo una pérdida muy sensible en su hogar, víctima de este terrible mal que afecta a todo el mundo, su padre no libró la batalla contra el coronavirus, en octubre lamentablemente falleció debido a la enfermedad, fueron muchos días de angustia, trabajo y dedicación, sin embargo, el luto vistió su hogar.

Por ello pide desde el fondo del corazón a los ciudadanos, que tomen las debidas precauciones, que actúen por amor a sus familias.

Son héroes anónimos, realmente los pacientes ni siquiera saben quiénes los atienden, sólo ven un traje blanco y un rostro detrás de la máscara, goggles y cubrebocas, y unos ojos que les regalan una mirada de cariño y calor, en medio de la soledad que genera pandemia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here